lunes, 3 de diciembre de 2012

7 consejos para que los niños no teman ir a la peluquería

Ir a la peluquería con niños pequeños puede ser una tarea agotadora. Algo que no es de extrañar si nos ponemos en su lugar: de sopetón mamá o papá les llevan a un extraño lugar donde les lavan la cabeza en una postura a la que no están acostumbrados, hay varios secadores funcionando a todo trapo y un/a desconocido/a acercan unas tijeras a su cabeza sin darles la más mínima explicación. Con estos ingredientes, no es de extrañar que algunos niños no quieran ver la peluquería ni en pintura...Por suerte hay algunos trucos que ayudarán a que tu peque conserve la calma mientras retocamos su look.


  • Busca una peluquería donde estén acostumbrados a atender a niños. Es importante que la persona que vaya a cortarle el pelo a tu hijo sea paciente y no se estrese si se pone nervioso. Nosotras lo hacemos desde hace tiempo, y además contamos con una silla especial para niños pequeños.
  • Mide los tiempos. No llegues con prisa, es mejor que el niño se familiarice con la peluquería y compruebe que los demás no sufren, sino que el ambiente es relajado y agradable. Tampoco hace falta que llegues mucho tiempo antes, ya que si tiene que esperar demasiado seguramente se ponga nervioso.
  • Explícale lo que le van a hacer. Puede ser buena idea enseñarle el instrumental (peines, tijeras, maquinilla...) antes de empezar.
  • Llévale un juguete que le guste. Su peluche favorito, un muñeco con el que suela jugar o incluso su videoconsola portátil. Si está entretenido con un juego que le resulta familiar, estará mucho más tranquilo y se moverá menos.
  • Mantente cerca de él. A cualquier niño pequeño le asusta separarse de sus padres en cualquier lugar, y mucho más en la peluquería. Intenta mantenerte dentro de su campo de visión y habla con él para asegurarle que no le va a pasar nada malo.
  • Lleva una muda de ropa. Así podrás cambiarle en cuanto acabe y evitarás que los picores le dejen un mal recuerdo para la próxima visita.
  • Recompénsale. Dale un capricho o llévale a algún sitio que le guste al salir de la peluquería. De esta forma vinculará la experiencia de cortarse el pelo a algo positivo.
No te garantizamos que estos consejos hagan que todo vaya como la seda, pero seguro que seguirlos harán que las visitas a la peluquería resulten mucho menos traumáticas para tu pequeño.

¿Tienes algún otro truco para que tu hijo pierda el miedo a cortarse el pelo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario